sábado, 23 de febrero de 2008

Cristóbal Serra

Hoy toca hablar de un "escritor privado", casi secreto, por lo menos por el grán público; uno de esos autores huidos de la fama y "muertos al mundo", cuya principal labor en esta vida es pura y simplemente la escritura: Cristóbal Serra. Que yo recuerde, la primera noticia que tuve de Cristóbal Serra, fue por el prologo que escribió hace algunos años a Los origenes ibéricos del pueblo judío de Oscar Milosz (renombrado para la dicha ocasión como Lubisz Milosz) publicado por Ardona Ediciones el 2001. Me sorprendió encontrar a un escritor español conocedor de la obra del pariente de Czeslaw Milosz; y más en concreto, de una de las partes de la obra del autor franco-lituano, más desconocidas para el público español, la relacionada con L´Apocalypse de Saint-Jean déchifrée, tal y como se podía verse no sólo en el texto mencionado, sino en el Itinerario del Apocalisis, escrito además, bajo la advocación de otro "escritor secreto", el exiliado Juan Larrea. Más tarde cuando busqué en el ISBN más información, lo entendí; el autor mallorquín es simplemente "uno de ellos", uno de esos autores que como Ramón Llull, Willian Blake, León Bloy, Emmanuel Swedenborg, Simone Weil o el mismo Oscar Milosz, entran de entero en el calificativo de "raros", esto es, incapaces de ser asimilados a una corriente o escuela, escritores extemporáneos situados entre la profecía y la literatura, entre la visión y la imaginación.
Hay que añadir que Cristóbal Serra ha sido traductor del Melville de Las encantadas, Swift, Michaux, Edward Lear, Catalina Emmerick, Leon Bloy, Max Jacob, del Libro del Tao o de Xuang Tzu.
En definitiva, una rara avis en el mundo literario español.

En mi ideario literario no queda excluída la filosofía. A ella le reservo el debido lugar, lo mismo que se lo reservo a la profecía. Primeramente, para mí, se acabaron las fronteras de los géneros, del mismo modo que entiendo que la poesía puede estar en un prosador. De hecho, la poesía moderna está más cerca de la prosa que de los cánones de la poesía rimada. Me rijo más por la Imaginación que por la Razón, y doy entrada a la sinrazón en mi literatura. Estimo que el ritmo de mi obra es casi una poesía de las ideas, un pensamiento poético, que oscila entre el abismo negro y el abismo blanco. Tres años de fratricidio, durante la guerra civil, me inmunizaron contra todo lo que pueda ser épico. He rechazado la novela por la novela, he dado la espalda a la solemnidad, y me ha movido un afán de brevedad, que me sitúa entre los escritores lacedemónicos. ¿Influencias? Directas, pocas, indirectas, muchas, pues amo el lenguaje por encima de todo y venero a quienes, por medio de la palabra, han sido graves o festivos. Desconfío sobre todo de toda literatura contemporánea que haya roto totalmente con el pasado
Ideario literario.

2 comentarios:

Counter-Revolutionary dijo...

Sobre Cristóbal Serra he leído alguna cosa, y es una figura que me atrae intelectualemente. No obstante, en las librerías que suelo comprar, todas ellas de viejo, no he visto libros suyos.

Don Cogito dijo...

Mira el uniliber.com o iberlibro.com. Te recomiendo Ars Quimerica. Obra completa 1956-1997. Es un "tocho" pero está bastante bien de precio.

Gracias etc