jueves, 10 de abril de 2008

Buscando a Nicolás Gómez Dávila

Los libros de Nicolás Gómez Dávila se encuentra en España en una situación extrañísima, los elogios desaforados realizados por parte de conocidos miembros “conspicuos” de la Intellegentzia, corren paralelos a una muy limitada oferta en las librerías... hasta el punto que, para conseguir la mayor parte de su obra, sea preferible hacer un pedido a Estados Unidos y al Reino Unido por Iberlibro. Y es que, hasta donde sé, las únicas ediciones españolas que existen son la que realizó Áltera, hace unos años, de sus Sucesivos escolios a un texto implícito y una reciente antología publicada por una pequeña editorial (Los papeles del Sitio). Mientras tanto-en países como Alemania, Francia, Italia, Polonia- existen amplias traducciones del autor colombiano y se escriben un buen número de ensayos, comentarios y libros de autores de la talla de Franco Volpi, Álvaro Mutis o Ernst Jünger. No creo que haya que añadir mucho más.
De todas manera, quien sabe, quizá, casualmente -soñar es gratis- alguien que tenga el poder de hacer algo al respecto (profesores, editores, libreros... que se yo!) lea esto y se anime a hacer más ediciones españolas de su obra, o se arriesgue a importar algunos de los libros de Villegas Editores que palíen tan absurda situación.
A la espera de tal improbable circunstancia, me consuelo leyendo algunos de sus escolios -a mi me parecen bastante buenos.

Una vida intelectual veraz y austera nos rapa de las manos artes, letras, ciencias, para reducirnos a la escueta confrontación con el destino.

Ninguna ciudad revela su belleza mientras su torrente diurno la recorre.

La ausencia del hombre es la condición última de la perfección de toda cosa.

El futuro próximo traerá probablemente extravagantes catástrofes, pero lo que más seguramente amenaza al mundo no es la violencia de muchedumbres famélicas, sino el hartazgo de masas tediosas.

Mucho poema moderno no es oscuro como un texto sutil, sino como una carta personal.

La nivelación es el substituto bárbaro del orden.

Para desafiar a Dios el hombre infla su vacío.

La más execrable tiranía es la que alegue principios que respetemos.

Marx gana batallas, pero Malthus ganará la guerra.

Los hombres se divide en dos bandos: los que creen en el pecado original y los bobos.

Demagogia es el vocablo que emplean los demócratas cuando la democracia los asusta.

El prejuicio de no tener prejuicios es el más común de todos.

El desprecio a los "formalismos" es una patente de imbécil.

El Anticristo es, probablemente, el hombre.

La educación moderna entrega mentes intactas a la propaganda.

Una simple coma distingue a veces una trivialidad de una idea.

Las ideas tiranizan al que tiene pocas.

Meditar es dialogar con algún muerto.

El cristiano moderno no pide que Dios lo perdone, sino que admita que el pecado no existe.

Toda sociedad no jerarquizada se parte en dos .

Las ideas izquierda engendran las revoluciones, las revoluciones engendran las ideas de derecha.

8 comentarios:

ARP dijo...

A mí me parece un grandísimo escritor.
Bueno, aquí tienes (en pdf
) una antología muy buena que se publicó hace poco(que puedes comprar en este Sitio.
Si no tienes Sucesivos escolios a un texto implícito, está en la biblioteca de mi Facultad.
Saludos.

Don Cogito dijo...

Muchas gracias...

Yo a lo que me refería era en especial a la la colección completa de los escolios y de los Textos que publicó Villegas hace 4 años.

En cuanto a la antología que me comentas -no la conocía- me interesa (muchas gracias, por cierto) pero lo que querría es la colección entera: TODOS LOS ESCOLIOS.... uno es así de "goloso"...

Muchos saludos como siempre

Don Cogito dijo...

...se me olvidaba... Muchas gracias por el pdf!!!

Don Cogito dijo...

arp...

como puedes ver ya he corregido la información.

MUCHAS GRACIAS OTRA VEZ

E.Abril dijo...

Interesante Joaquín, como siempre.

Don Cogito dijo...

Muchos saludos Eduardo!!!

Fernando Valls dijo...

Grandísimo escritor al que también pienso dedicarle una entrada en blog. Lo curioso es que empecé a leerlo en Alemania, donde tiene numeroso seguidores.

Dawini y Adriana dijo...

Hola. Soy colombiano. Profesor de filosofía y amante de la obra de Nicolás Gómez Dávila. Para mí es muy extraña la situación relacionada con la carencia de los libros de Gómez Dávila en España. Puedo comprender que sea así, pero no pensé que en otros países la edición completa de los escolios fuese tan limitada. Aquí, en Colombia, evidentemente, es muy fácil conseguir la obra completa del pensador. Villegas editores publicó los escolios completos y en esta misma editorial se pueden conseguir Notas y Textos I. Considero que sería necesario comunicarse con la casa editorial Villegas acerca de este problema. Por ahora, puedo decirles que abrí un sitio en googlepages dedcicado a Gómez Dávila. Allí pienso poner dos textos del pensador colombiano que no se conocen mucho y que son los únicos ensayos que escribió. Si sumamos estos dos ensayos a Notas, Textos I y los escolios, tendremos la obra completa del pensador. La página es (sin www) daviliana.googlepages.com/daviliana