lunes, 4 de agosto de 2008

Contra Hamlet

EL TRENO DE FORTINBRÁS

para M. C.
AHORA que nos hemos quedado solos podemos hablar príncipe
de hombre a hombre
aunque yaces tendido en la escalera y ves tanto como una hormiga muerta
es decir un negro sol de rayos quebrados
Nunca pude pensar en tus manos sin una sonrisa
y ahora que yacen sobre la piedra como nidos derribados
están tan indefensas como antes y es este precisamente el final
Las manos yacen aparte La espada yace aparte Aparte la cabeza
y los pies de caballero en blandas pantuflas
Tendrás un funeral militar aunque no fuiste soldado
es el único ritual con el que estoy algo familiarizado
No habrá cirios ni cantos sino mechas y estruendo
el crespón negro arrastrado por el empedrado yelmos herradas
botas caballos de artillería redobles redobles lo sé nada del otro mundo
serán mis maniobras antes del traspaso de poderes
es preciso agarrar a la ciudad por el pescuezo y sacudirla un poco

Antes o después tenías que morir Hamlet no estabas hecho para la vida
creías en ideas de cristal y no en la arcilla humana
vivías en continuos calambres como en un sueño cazabas quimeras
con voracidad masticabas el aire y al punto vomitabas
no sabías ninguna cosa humana ni siquiera respirar sabías

Ahora tienes paz Hamlet hiciste lo que te correspondía
y tienes paz El resto no es silencio sino que me pertenece
elegiste la parte más fácil la estocada efectista
mas qué es una muerta heroica frente al eterno velar
con la fría manzana en el puño en el sitial alto
con la vista sobre el hormiguero y la esfera de un reloj

Adiós príncipe me espera un proyecto de alcantarillado
y el decreto concerniente a prostitutas y mendigos
debo también idear un mejor sistema de prisiones
ya que como con razón observaste Dinamarca es una prisión
Parto hacia mis asuntos Hoy en la noche nacerá
la estrella Hamlet Ya nunca nos encontraremos
lo que tras de mí quedará ya no será materia de tragedia alguna

Ni darnos la bienvenida ni el adiós vivimos en archipiélagos
y estas aguas estas palabras qué pueden qué pueden príncipe

Zbigniew Herbert (Traducción Xaviero Ballester)

9 comentarios:

Joaquín dijo...

Adiós príncipe me espera un proyecto de alcantarillado
y el decreto concerniente a prostitutas y mendigos
debo también idear un mejor sistema de prisiones
ya que como con razón observaste Dinamarca es una prisión


También es una velada crítica del activismo burocrático...

Saludos

Don Cogito dijo...

Hombre, yo creo que es más bien una critica (bastante despiadada) a ese intelectual palido, descarnado, encerrado en su torre de alfíl...

Muchos saludos

Joaquín dijo...

Parto hacia mis asuntos Hoy en la noche nacerá
la estrella Hamlet


Hamlet no sale tan mal parado...

Don Cogito dijo...

Ummm... Zbigniew Herbert es un autor muy irónico... es bastante normal en su poesía enfrentar dos actitudes, dos personajes, países o épocas enfrentadas... y de este par situarse más bien de un lado... pero sin ridiculizar al otro... aunque sinceramente creo que en este caso el poeta se sitúa bastante claramente del lado de Fortimbrás, de una actitud más bien "activa" ("me espera un proyecto/ de alcantarillado/
y el decreto concerniente a prostitutas y mendigos/
debo también idear un mejor sistema de prisiones") que a una vida contemplativa, según Fortimbrás, bastante poco practica ("Nunca pude pensar en tus manos sin una sonrisa")y muy teatral ("elegiste la parte más fácil la estocada efectista")
De todas maneras, aprovecho para recomendarte el libro de poesía traducido al español del autor polaco (dentro de poco, además saldrá una colección de ensayos maravillosos, en El Acantilado)... y si te interesa más, el estudio que Baranczak escribió sobre él (pero está en inglés)....

Muchos, muchos saludos como siempre

Lauren Mendinueta dijo...

Me guste el poema de Herbert porque la reflexión y la crítica no se atropellan con la búsqueda de la belleza. Te he puesto en los recomendados de mi nuevo Inventario porque me gusta el trabajo de tu blog. Siempre tienes comentarios muy oportunos. Un abrazo

Don Cogito dijo...

Lauren...
Tines mucha razón respecto a lo que dices sobre Zbigniew Herbert... aún habiendo sido toda su vida una persona con una postura política muy marcada, era, cuando escribía, siempre un escritor y un poeta, y nunca un propagandista, un ideólogo...
Por otra parte, muchas gracias por tu enlace y tus amables comentarios... y más viniendo de ti, alguien con un blog muy interesante y del que aprendo mucho.

Muchos saludos...

Counter-Revolutionary dijo...

Leí ya "El pensamiento cautivo". ¡Gran libro, gracias por la recomendación" Lo he de releer porque creo que aún tengo mucho jugo que sacarle.

Counter-Revolutionary dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Don Cogito dijo...

Ya me comentarás...