domingo, 20 de enero de 2008

Un pensador olvidado: Lev Shestov

Muy pocos pensadores necesitan una reedición como Lev Shestov (Лев Исаáкович Шестóв)....sí....ese autor ruso que aparece en El mito de Sísifo de Camus, que fue admirado por Husserl, Buber, Berdiaev; que estudió a Dostoevsky Nietzsche, Kierkegaard, Pascal, Tolstoi, Chejov...
Pero a León Chestov (que es como se conocía en España, siguiendo la transliteración francesa) se le ha traducido por estos lares, muy poco o nada, apenas algunos artículos, teniendose que buscar, si se quiere encontrar en castellano, las ediciones argentinas editadas por Sur: Las Revelaciones de la muerte, 1938 (reeditada de nuevo en 1953 bajo el título de La noche de Getsemani), Kierkegaard y la filosofia existencial, 1947, La filosofia de la Tragedia -Dostoievsky y Nietzsche, 1949.
En medio de este olvido casi absoluto, hace muy pocos años, Nueva Revista, en el numero 97, tradujo el prologo de la, posiblemente, obra más importante y significativa del autor ruso: Atenas y Jerusalén, de la que, como muestra, extraigo este fragmento:

"La oposición fundamental entre la filosofía bíblica y la filosofía especulativa se muestra de una manera particularmente llamativa cuando colocamos las palabras de Sócrates: "El bien supremo del hombre es dialogar todos los días acerca de la virtud" (o las de Spinoza: Gaudere vera contemplationes -"alegrarse en la verdadera contemplación"-), frente a las de San Pablo: "Lo que no nace de la fe, es pecado". La condición de posibilidad del "bien supremo" de Socrates, o de la "auténtica contemplación" de Spinoza, es la determinación del "hombre que conoce" para rechazar toda "bendición" de Dios, por medio de la cual el mundo y todo lo que está en él quedó ordenado a la acción humana. Ya los antiguos habían percibido la "verdad humana" de que el hombre es el único eslabón de la cadena de los fenómenos, que no tiene ni principio ni fin; y esta verdad eterna -constructiva, por supuesto, y procedente del exterior- tenía a su disposición en la Antigüedad el poder de constreñir la inteligencia filosófica y también la capacidad de seducirla o, como señala Leibniz, de convencerla."

En internet, existe un sitio en el que están traducidas todas las obras de Lev Shestov en inglés (ver aquí) y en la que -además- hay un enlace a un ensayo de Czeslaw Milosz, Shestov, or the Purity of Despair fundamental no solo como introducción a Shestov sino, también, como buena introducción a la ensayística del poeta polaco.

5 comentarios:

Counter-Revolutionary dijo...

Muchas gracias por su muy interesante blog, y por este comentario sobre Chestov. Yo sólo conocía a Chestov por referencia de Unamuno en "El sentido trágico de la vida", y creo que también por Papini, y luego me parece que alguna cita, pero nada más. Sin duda, es un importante escritor desconocido. Ya sabe que Boris Izaguirre vende más libros. En fin, ¡luchemos contra la desesperación!

Don Cogito dijo...

Totalmente de acuerdo...

Muchas gracias por tu comentario

Saludos

PD: creo que de vez en cuando se "pasea" por la página de Quiñonero no?...

Counter-Revolutionary dijo...

Sí, efectivamente, así es. También le invito a mi blog, elultimohombrelibre.blogspot.com, que, si bien ha estado mucho tiempo parado, he vuelto a abrir. Saludos!

filosofiaylibros dijo...

Totalmente de acuerdo: Chestov necesita una reedición urgente. Tengo la suerte de contar con sus tres obras traducidas al español (lo suyo me costó conseguirlas), pero es lamentable que ni siquiera en las bibliotecas universitarias se encuentren...

He hecho un muy breve resumen de su biografía aquí http://www.suite101.net/content/biografia-de-lev-shestov-a36240 Y también pretendo publicar algunas reseñas de su obra en mi blog.

Gracias por tu entrada, que sirve y servirá para acercar al público a este pensador olvidado.

Un saludo.

filosofiaylibros dijo...

He subido un libro completo de Chestov: Las revelaciones de la muerte, en pdf http://filosofiaylibros.wordpress.com/2011/02/07/las-revelaciones-de-la-muerte-lev-shestov/

Un saludo