viernes, 23 de enero de 2009

Lincoln, Obama, Marx y la imaginación de la izquierda europea (un poco de humor histórico)

En estos días de loor y alabanza al nuevo presidente de los Estados Unidos, traigo a colación un pequeño artículo que Marx escribió a Lincoln con motivo de su reelección como décimo sexto presidente norteamericano. (Desconozco si Lincoln contestó al filósofo de Tréveris.)

A ABRAHAM LINCOLN, PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICAS

Muy señor mío:
Saludamos al pueblo americano con motivo de la reelección de Ud. por una gran mayoría.
Si bien la consigna moderada de su primera elección era la resistencia frente al poderío de los esclavistas, el triunfante grito de guerra de su reelección es: ¡muera el esclavismo!
Desde el comienzo de la titánica batalla en América, los obreros de Europa han sentido instintivamente que los destinos de su clase estaban ligados a la bandera estrellada. ¿Acaso la lucha por los territorios que dio comienzo a esta dura epopeya no debía decidir si el suelo virgen de los infinitos espacios sería ofrecido al trabajo del colono o deshonrado por el paso del capataz de esclavos?
Cuando la oligarquía de 300.000 esclavistas se atrevió por vez primera en los anales del mundo a escribir la palabra «esclavitud» en la bandera de una rebelión armada, cuando en los mismos lugares en que había nacido por primera vez, hace cerca de cien años, la idea de una gran República Democrática, en que había sido proclamada la primera Declaración de los Derechos del Hombre y se había dado el primer impulso a la revolución europea del siglo XVIII, cuando, en esos mismos lugares, la contrarrevolución se vanagloriaba con invariable perseverancia de haber acabado con las «
ideas reinantes en los tiempos de la creación de la constitución precedente», declarando que «la esclavitud era una institución caritativa, la única solución, en realidad, del gran problema de las relaciones entre el capital y el trabajo», y proclamaba cínicamente el derecho de propiedad sobre el hombre «piedra angular del nuevo edificio», la clase trabajadora de Europa comprendió de golpe, ya antes de que la intercesión fanática de las clases superiores en favor de los aristócratas confederados lo sirviese de siniestra advertencia, que la rebelión de los esclavistas sonaría como rebato para la cruzada general de la propiedad contra el trabajo y que los destinos de los trabajadores, sus esperanzas en el porvenir e incluso sus conquistas pasadas se ponían en tela de juicio en esa grandiosa guerra del otro lado del Atlántico. Por eso la clase obrera soportó por doquier pacientemente las privaciones a que le había condenado la crisis del algodón, no opuso con entusiasmo a la intervención en favor del esclavismo que reclamaban enérgicamente los potentados, y en la mayoría de los países de Europa derramó su parte de sangre por la causa justa.
Mientras los trabajadores, la auténtica fuerza política del Norte, permitían a la esclavitud denigrar su propia república, mientras ante el negro, al que compraban y vendían, sin preguntar su asenso, se pavoneaban del alto privilegio que tenía el obrero blanco de poder venderse a sí mismo y de elegirse el amo, no estaban en condiciones de lograr la verdadera libertad del trabajo ni de prestar apoyo a sus hermanos europeos en la lucha por la emancipación; pero ese obstáculo en el camino del progreso ha ido barrido por la marea sangrienta de la guerra civil'.
Los obreros de Europa tienen la firme convicción de que, del mismo modo que la guerra de la Independencia en América ha dado comienzo a una nueva era de la dominación de la burguesía, la guerra americana contra el esclavismo inaugurará la era de la dominación de la clase obrera. Ellos ven el presagio de esa época venidera en que a Abraham Lincoln, hijo honrado de la clase obrera, le ha tocado la misión de llevar a su país a través de los combates sin precedente por la liberación de una raza esclavizada la transformación del régimen social.

Karl Marx entre el 22 y el 29 de noviembre de 1864.
The Bee-Hive Newspaper, núm. 169, del 7 de enero de 1865.

8 comentarios:

Irène dijo...

Interesante aportación es este artículo para los que andamos ahora que si Lincoln, que si Dr Martin Luther King Jr, que si padres fundadores... segregación, derechos civiles, ... en fin, que vaya sorpresa que me he llevado con tu post.
Muchas gracias, muy bueno.

Don Cogito dijo...

Muchas gracias Irène. Lo único que quería dar a entender, es la dificultad que, desde el propio nacimiento de los Estados Unidos, buena parte de los europeos (en este caso, buena parte de nuestra izquierda)hemos tenido para entender lo que ocurre ahí.

Muchos saludos

irichc dijo...

Profético, ciertamente.

Alter ego dijo...

Egoístas del mundo, uníos, dijo alguien.

Angel dijo...

En Europa desde hace ya mucho tiempo vamos a la estela de los ee.uu y no veo yo el momento en que europa pase de seguir a marcar.
Por otro lado desconocí que Marx fuese contemporáneo de Lincon

Un saludo

Lazaro Gonzalez dijo...

POr otro lado, es bien conocido las opiniones de Marx sobre Bolivar, Mexico, donde no solo mostro su vision eurocentrista sino ademas su total incompresion de lo que hoy denominamos America Latina.

GKCh dijo...

Hola, don Cógito.
Esta entrada es muy reveladora. Está muy bien, como siempre, en tu línea pero... ¿dónde anda vuesa merced? Te supongo muy ocupado. En fin, espero que todo vaya bien.
Un fuerte abrazo

Don Cogito dijo...

Estoy de practicas en un archivo durante todo este mes, y por eso no he podido estos días ponerme como quisiera a "trabajar" en el blog. Aún así, muchas gracias por estas amables entradas espero que os interese la nueca (y larga entrada) que acabo de "colgar".

Saludos a todos

Joaquín