miércoles, 24 de septiembre de 2008

10 canciones 10

Llevo dos meses terminando un curso que me está impediendo actualizar lo que quisiera este blog. Como disculpas por mi inconstancia, os dejo unos enlaces a diez grandes canciones que he localizado por YouTube. Los únicos criterios que he seguido, han sido que me gustaran y que fueran en directo. Ahí van:

Debería aclarar que, este último músico, es un simbolo de la oposición checoslovaca al comunismo, y que este concierto, es el de su vuelta a Praga poquísimos días después de la caída de la dictadura. Tampoco está de más aclarar, que un alma caritativa lo subtituló en español. Es una gran canción con una gran letra, pura poesía.

13 comentarios:

Counter-Revolutionary dijo...

En mi profundísima incultura sólo conozco la de Serrat. No obstante, recomendadas por una persona de tu criterio, tienen que ser buenas. I'll hear them!

Eduardo Abril dijo...

Siempre me gusta que me recomienden canciones, más cuando me recomiendan canciones que no he escuchado y me gustan y cuando me recomiendan canciones que ya pertenecen a mis listas de éxitos personales. Youtube, para esto, es la mejor herramienta.
Las de JJ Cale, Serrat por supuesto o la señorita Smith que conocí a través de un "single" que mi madre tenía en una carpeta junto a otros de los Beatles, Aznabour, Adamo o María Laforet, ya los conocía y me encantan.
Las otras las escucharé con atención, aunque te adelanto que no soy devoto de Otis Reding o Marvin gaye.
No sé si has leido una novela de Nick Hornby que tuvo su éxito en los noventa, "Alta fidelidad". Gira en torno a una práctica que a mi me encantaba y con el desarrollo de la nueva tecnología se ha perdido: la grabación de cintas. Componer una buena lista de canciones no era algo carente de importancia, importaba no sólo las canciones, había que tener en cuenta el orden, cómo empezar, con qué terminar, qué ritmos alternar, para quién iba dirigida la selección, que vinculación sentimental se tenía con él... era todo importante, hasta las letras que escribías, con dedicatoria, en la carátula del cassette. Recuerdo que, junto a algún amigo, de una forma parecida a cómo se desarrolla la novela de Hornby, pasabamos muchas horas en las que, quizá por no tener mucho más que decirnos, discutíamos listas de buenas canciones... las diez mejores de la historia, los diez mejores rifs de guitarra, las diez mejores puestas en escena, las diez mejores del trash, del hard, del rock...
Todo eso se ha perdido en parte con la absuluta disponibilidad de archivos. Ya no tiene sentido hacer listas de diez canciones cuando la gente gasta aparatos en los que llevan miles de temas. No sabría decir en qué sentido esta pérdida es terrible o un alivio, pero reconozco que hay un matiz de melancolía en mis palabras.
De esa costumbre que adquirí cuando yo mismo era un tópico de la generación X, me queda la costumbre de recomendar canciones, generalmente una o dos como mucho, y también generalmente con amigos con los que la relación es casi siempre fugaz, a través del messenger o en alguna caña improvisada.
Así que me encanta que nos recomiendes aquí diez canciones y te ruego que esta propuesta se repita de cuando en cuando.
Muchas gracias Joaquín.
Un abrazo

Don Cogito dijo...

Counter... escuchalas todas y ya verás como más de una te suena.

Saludos

Don Cogito dijo...

Eduardo...

Me resulta muy cercano todo lo que me cuentas alrededor de ese auténtico rito que era la grabación de cintas. Has hecho que recordara la sensación que tenía como catorce o dieciseis años, cuando compraba un buen paquete de cintas vírgenes dispuestas a ser “pasadas por la piedra” de mi pequeño casette, ya sea para grabar música que oía por la radio (música del programa “Polvo de estrellas”)ya sea para hacer un buen recopilatorio de canciones que después pasaba a un amigo (normalmente Borja).

Más adelante, “cayó” una minicadena en la que, maravilla de las maravillas, podías grabar de disco a cinta o -incluso- usar a eso tan extraño entonces que era del CD. Mientras tanto,se sucedías lo grupos que, con el poco dinero que tenías, te comprabas con arrobo, con la espectativa de que, tampoco te decepcionara esta vez: U2, the Pogues, Joy División, The Smiths... te lo intentabas comprar todo, oir todo , coleccionar cada uno de los singles que sacaban o habían sacado a lo largo de su carrera.

El siguiente paso, fue escuchar, poco a poco, todos aquellos grandes discos que se habían grabado a lo largo de la historia del rock, que si David Bowie, que si los Clash, Doors, Beatles, Kinks, Velvet, T Rex....etc etc etc.

Y por supuesto como ya estabas un poco loco, intentabas, en la medida de tus posibilidades traducir, enterarte lo que cantaban... cinta adelante, cinta atrás...no entiendo nada.... a ver otra vez... hasta que más o menos entendías (o creías entender algo) a lo que refería la canción... todo eso, Eduardo, como las cintas de las que hablas ha desaparecido, ahora entras en Google y en dos minutos (como mucho) ya tienes las letras esa canción que tanto te obsesionaba.

Sobre las vinculaciones sentimentales, mejor no hablar, ya que SABÍAS perfectamente que “Femme fatale” -por ejemplo- no la cantaba Nico, sino esa chica de cabello dorado que vivía, vete tu a saber donde, pero que no podías quitártela de la cabeza... y así todo

Si señor, que época más bonita.
Muchos saludos

PD: Intentaré encontrar el libro que me cuentas.

Borja Lucena Góngora dijo...

¡Ay! ¡La nostalgia empapa los papeles de D. Cógito! Participo de vuestra sana melancolía y recuerdo también aquellas canciones que más que escuchar devoraba. Hace mucho que todo ha cambiado, también la música con la que mi tiempo transcurre, pero hay veces en las que uno no puede evitar visitar ese acceso al pasado que se abre al volver a las viejas canciones. Propongo un brindis por esos días felices. Y propongo también, parafraseando la frase de Tocqueville que tanto gustaba a Hannah Arendt, que el pasado siga iluminando nuestro porvenir.

Don Cogito dijo...

Borja, un poco de nostalgia, alguna vez, no hace daño a nadie...
y si, claro, me sumo encantado a tu brindis y a tus sabias palabras

Muchos saludos

santibilbo dijo...

Pues yo sigo haciendo algo parecido a lo de las cintas.Me hago carpetas con selecciones de 10 o 12 canciones para segun momentos.Las hay conceptuales,antologicas, batiburrillos.Sigue siendo divertidisimo.Y romantico: los sabados por la mañana despierto a mi mujer con alguna seleccion ( que a ella no le gusta, por supuesto).Ah Y Because the nigth la hizo casi entera el BOSS.la novela de Hornby, aparte de divertidisima es generacional, de ahí su exito

Irène dijo...

Don Cógito, muchas gracias por las recomendaciones. Me ha gustado especialmente el checo, se contagia la vibración del público, en pleno 1989, justo en la inmediata caida del muro. En fin... He nacido en un año y lugar como para no vivir ni esta ni aquella transición, pero no por ello no puedo evitar sentir cierta emoción de lo que tuvo que significar aplicando un poco de empatía.

Me vergüenza que yo no actualizo mi blog desde mayo!!! Y tú te disculpas por algunos días de falta...

Saludos cordiales

Don Cogito dijo...

Santibilbo...
si señor, ahi manteniendo las tradiciones... a mi tambien me gusta hacer algo parecido a veces a lo que me cuentas... pero vamos la cinta era la cinta...o es que no te recuerdas de esa forma de rebovinar tan "particular" que teníamos con ese boligrafo BIC que tenia el tamaño justo para tal "operación"?
En cuanto a tu mujer... hombre, que encima no se queje! (como son, valgame!)

Don Cogito dijo...

iréne...aaaaaaaaaaaay que "viejuno" que me haces sentir... para mi ese año y "la caida del Muro" fue algo que me "marcó" a fuego, desde muy pequeño me gustaban mucho los mapas, los atlas etc... y en poco menos de medio año, los mapas cambiaron... y, claro, no sólo los mapas.

Muchos saludos

PD: y, claro, por favor, actualiza tu página que bien interesante que es...

Irène dijo...

Don Cógito a ver si no me expliqué bien: que en el 89 ya había nacido (incluso en el 75!!!) pero no nos tocó vivirlo a nosotros. A eso me refería.

Lo de los mapas a mí también me apasiona, es espectacular tantos cambios y el resurgimiento de nuevas repúblicas.

Respecto a qué había al otro lado (porque me temo que lo de acero no es tan metafórico) es más bien ahora viendo "la vida de los otros" o "cuatro meses, tres semanas, dos días" cuando realmente una puede darse cuenta de ese otro mundo que teníamos tan cerca pero tan desconocido.

Gracias por repiropear mi blog.

Don Cogito dijo...

Disculpa Iréne.....

Yo empezé a interesanme pos el tema leyendo "El pensamiento Cautico" de Czeslaw Milosz (libro que te recomiendo)

De todas maneras, si tienes la posibilidad de ir por esos países, en vários del ellos hay varios museos que se refieren a estos asuntos, aunque,para hacerse una idea aproximada de que fue "eso", no hace falta más que pasear por algunos barrios de Varsovia, Cracovia, Berlin, Budapest...

Saludos
y perdona otra vez por el "desliz"

Don Cogito dijo...

"El pensamiento cautivo" quiero decir...