sábado, 15 de marzo de 2008

Una carta de Thomas Merton a Czeslaw Milosz...

En diciembre de 1996 editó Farrar Straus & Giroux la correspondecia entre Czeslaw Milosz y Thomas Merton bajo el título de Striving Towards Being. En castellano quizá (sólo quizá, ya que no he podido leerlo) ha sido traducido por la editorial argentina Lumen de Buenos Aires, junto con otras cartas de otros escritores a Thomas Merton bajo el título de Cartas a escritores. Sea como fuere, os he traducido (con temor y temblor, lo mío no es la traducción) dos cartas: la primera de Thomas Merton referida a la lectura de El pensamiento cautivo y la contestación de Milosz. Ahí va la primera.

Our Lady of Gethsemani
Trappist, Kentucky

6 de diciembre de 1958

"Estimado señor Milosz

Después de haber leído su notable libro “
El pensamiento cautivo” he encontrado necesario escribirle, ya que sin su ayuda soy incapaz de seguir cierta lineas de pensamiento que su libro sugiere. Me gustaría preguntarle un par de cuestiones y espero que me disculpe las molestias.

Antes de nada me gustaría decirle, que encuentro que su libro es uno de los más inteligentes y estimulantes que he tenido la fortuna de leer desde hacía muchísimo tiempo. Es un libro importante que hace que muchos otros libros sobre el estado actual del hombre parezcan una soberana estupidez. Lo encuentro especialmente importante para mi, y para mi posición como monje, sacerdote y escritor. Y es obvio que un escritor católico, en un tiempo como el nuestro, tiene la total y absoluta obligación de inmiscuirse en la realidad y de no perder el tiempo en palabrerías y racionalizaciones vacuas. El lamentable y lastimoso vacío de mucha literatura católica, incluida buena parte de la mía, es algo demasiado evidente. Desgraciadamente no es necesario que le recuerde esto, puesto que la mayoría de nosotros, hace cosas parecidas o incluso mucho peores. [Por contra] su libro ha producido en mí un efecto que puedo llamar -sin exageraciones- “espiritual”, es decir, que ha inspirado muchos pensamientos, meditaciones y oraciones sobre mis deberes hacia el resto de la raza humana y sobre nuestros conflictos.

Me parece que, como señala, y como otros muchos escritores como usted (Koestler, Camus, etc), dicen o quieren decir, tendría que existir una tercera posición, una posición de integridad que rechace someterse a las presiones de los dos grandes grupos que se enfrentan hoy en el mundo. Es algo muy claro y obvio que el futuro es, en términos puramente filosóficos, de aquellos de nosotros que se "juegan el cuello" y el todo por el todo, en la difícil -y fantástica- labor de encontrar esa nueva posición, e incluso de cambiar y mover “la linea” trazada por los dogmatismo políticos. Este es el problema y el desafío. [Y aunque] soy la última persona en este mundo que quiera saber algo de esto, sé que quién esté interesado en un Dios que es Verdad, debe destruir las capas de costumbres creadas en torno a inercias “cautivas” que ofrecen salidas fáciles a la libertad- quien ama la libertad debe atravesar, quizás sin exito, la dolorosa experiencia de la búsqueda. Por mi parte, esta carta supone una mirada al interior de mis propias inercias, cuya naturaleza y dureza dejo a su imaginación.

Para terminar, me gustaría conseguir, ya sean en inglés o en francés, algunos libros suyos. Dígame los títulos. Puedo pedirlos. Mándeme fotocopias de artículos si los tiene. A cambio, si usted quiera, para mi será un placer dejarle algunos de mis libros.

Además estoy interesado en Alfa y Beta -quienes son, cuales son sus libros, y si se pueden conseguir en inglés o en francés.

Me gustaría, por supuesto, saber, además, quienes son Gamma y Delta.

¿Puedo hace algo por usted? Me parece que lo único que puedo ofrecerle es la profunda y amistosa simpatía de un pensamiento cercano y una voluntad receptiva y abierta a la colaboración. Y por supuesto mis oraciones. La dirección desde la que le escribo es la dirección del monasterio cisterciense en donde vivo y trabajo desde hace diecisiete años como monje y sacerdote. Si alguna vez se pasa por aquí, estaría encantado de charlar con usted y darle la bienvenida. Sin embargo me imagino que usted todavía vive en Francia. Puede contestarme en francés o inglés, como usted quiera.

Atentamente en Cristo
Thomas Merton"

6 comentarios:

Counter-Revolutionary dijo...

Conozco a Merton de oídas, ¿me lo recomiendas? ¿Qué es lo que más importante consideras, no sólo en cuanto a libros, sino también en cuanto contenido y mensaje, de su obra?

Don Cogito dijo...

Veamos, Merton tiene bastante predicamente en sectores, digamos que moderadamente progresistas en la Iglesia. Subrayo lo de moderadamente porque aún cuando tomo posturas claramente progresistas al final de su vida siempre tuvo las ideas muy muy claras con respecto a lo que era-por ejemplo- el comunismo. Merton es muy interesante y siempre aporta algo aún cuando no estés de acurdo con el. Además sus posturas parten mucho más de una experiencia de Dios que de una ideología de cartón piedra.
De todas maneras hay que diferenciar dos etapas bien marcas. Una primera digamos que "tradicional" que van desde La montaña de los siete circulos, un libro muy intersante que trata de su conversión, a El signo de Jonás, un diario espiritual.
Entre uno y otro hay numerosos libros, en general muy interesantes y valiosos de relexiones monasticas como -cito de memoria- El pan en el desierto o El hombre nuevo.
La evolución posterior de Merton tendió a el dialogo -ojo dialogo partiendo de posturas cristianas, alejadas del "sincretismo-new age" cutre en el que vivimos- con el budismo y el taoismo, y la lucha contra la proliferación de armas nucleares. Milosz no comparte esta evolución de Merton por considerarla basada en unas posturas demasiado optimistas en lo que se refiere al mundo como al ser humano. En esto, como en muchas cosas referidas "a los occidentales" creo de Milosz da en el clavo.

Aparte de monje Merton también fue poeta y un muy buen escritor.

Para empezar te recomiendo si dudalo La montaña de los siete círculos.

Saludos

Counter-Revolutionary dijo...

¡Gracias! Desde luego, tendré que buscar los libros de Merton. Y el que Milosz fuese más bien pesimista es una razón más para comenzar de una vez con él.

Don Cogito dijo...

Te recomiendo para empezar "El pensamiento cautivo" -si lo encuentras en Uniliber o similares o bien por Otra Europa que reeditó de nuevo Tusquets hace unos años (aunque en una traducción que da mucho de desear)
Desde luego si puedes leer en francés como creo que leer podrás encontrar más facilmente sus libros y en traducciones mejores (la edición de otra europa se basa en la traducción francesa)

Víctor Mañosa dijo...

Escribe Merton en su carta "quien ama la libertad debe atravesar, quizás sin éxito, la dolorosa experiencia de la búsqueda." Pues a veces si... y básicamente la dolorosa experiencia del error. Yo también conocía a Merton de oídas y tus explicaciones me parecen suficientemente convincentes como para ponerlo en "lista de espera". Un abrazo

Manuel. dijo...

Un saludo. Tengo un blog dedicado a Thomas Merton y me ha resultado muy interesante ller lo que escribe sobre él. Pondré su blog entre mis favoritos.
htto://mertonpito.blogspot.com/